jueves, 13 de abril de 2017

EL AB

------------------- EL ABUELO,,,,,,.......

El abuelo un día , dijo entre sollozos,,que no era tan frío, huraño y sin tono,,que no era ese absurdo ser de mil enojos, que no era distante por cerrar los ojos, no mirarla cerca , contemplar sus ojos

El abuelo un día, estaba sereno,...mas algo nervioso, la calma serena que de él se adueñaba la rompía la lluvia que había guardado hace mucho tiempo en sus tristes ojos

Sus ojos que nunca miraron los ojos de su nieta triste que solo pensaba que no la quería, que no la miraba , por pasar de todo

Por no ser la dama vestida de antaño que el recordaba en esa mujer tan bella que era su abuela y enella no había ni sombra, ni de aquellos ojos, ni de su mirada, ni del cuerpo frágil que bailaba Mozart mientras el leía y alzaba sus ojos , tan enamorado que no se sentía tan vivo ni ansioso

Ahora hace tiempo era solitario, un tanto distante y algo perezoso, no salía apenas de aquel su escondite que eran sus libros, su pipa y el silencio que reinaba en todo

Ella no sabía como preguntarle, que si estaba roto, quizá enfadado o algo nervioso, que ella lo quería, que imploraba a gritos desde que naciera que a ella mirara, pues no ya no veía reflejo en sus ojos, ni de ella ni nadie, Era tal la ausencia que no se notaba si estaba viviendo en sueños tan solo

Un día el abuelo rompió de repente , su rostro que inerte estaba hace tiempo, por penas de antaño que no le dejaban hacer una mueca mezclar una sonrisa con aquella nieta que eran sus ojos

Pero ese día ,,, ya no quiso el tiempo que más estuviera callado y cerrado, en ese su mundo arisco y remoto

Y alzó su mirada , sobre esos anteojos que a él le servían para sus lecturas que íban distrayendo su vida aburrida sin gracia ni gozo

Y se quedó mirando muy fijo a su nieta que con tan solo ocho, años que tenía era ya tan viva perpicaz y lsta como si tuviera tal vez dieciocho

Le dijo al abuelo que la contemplaba, con ese misterio y ojos llorosos

Abuelo, no llores,,,, sé que estás muy solo, sé que estás muy triste desde que se fuera lo que a tí te hacía mirar con tus ojos, sonreirle a la vida, mirar los paisajes, salir de paseo y hablar un poquito connigo que siempre velo tus sollozos,

No sufras abuelo, que yo lo he entendido, te sobran miradas, te duelen los ojos, de tanto que has visto, y de haber perdido lo que hacía que antes abrieras tus ojos, para contemplarme, contemplar la vida, y dar los paseos que dábamos antes cuando eras dichoso

De pronto un torrente, manantial guardado salió sin retorno, El abuelo ya no pudo guardar sus lágrimas presas por tanto desidio, por haber perdido las ganas de todo

Se quedó mirando y fijó sus ojos en los de su nieta y en solo un sollozo quedaron unidos con un amor puro de esos que las palabras sobran por antojo

Solo él le dijo , una vez tranquilo, con ese reposo que da cuando sientes que alguien te comprende y te da el aliento que un día perdiste quedando tan ciego que solo veías, el dolor de fondo

Le dijo bajito pero con voz clara,,,mirando a sus ojos

Mi Clara, Clarita, luz para mis ojos, si vivo es por verte , eres mi consuelo y ella está contigo mi dulce Maria me ha hablado siempre que estás a mi lado, me coges la mano y miras mis ojos

M.F.S